/proyectos-anteriores/series-expositivas/el-paso-del-tiempo-2/

N tránsito

 

Alguna de las piezas que formaron parte de esta serie – expuesta en la galería Multiplicidad de Madrid - han tenido vida propia y han funcionado sin problemas en alguno de mis otros proyectos. Es una característica de mi manera de trabajar el crear puentes entre proyectos. Estos puentes -más allá de conceptos, estilos o intenciones- pueden ser, en algunos casos, obras que deambulan de un proyecto a otro hasta que encuentran su hueco definitivo en alguno de ellos. Es algo que me divierte y que, tangencialmente, me remite al título de esta serie. Incluyo a continuación el texto que utilicé en la exposición para introducir al espectador en el proyecto:

En 1935 aún era fácil encontrar en las tiendas de todo un poco un poco de todo. Habíamos estado dando vueltas alrededor de la casa persiguiéndonos los unos a los otros sin saber que jugábamos solos, entonces cayó sobre nosotros aquella terrible soledad que nos arrastró escaleras arriba y luego escaleras abajo por todos los rincones infinitos de aquella que, hasta ese momento, creíamos nuestra casa. Después de un silencio que aún dura encendimos las luces para sentirnos menos solos y en la confianza de que mañana, nuevamente, podríamos salir a jugar a perseguirnos como cada mañana antes que aquella terrible soledad nos consumiese . Pero aquella soledad lo había metido todo en unos maletines para que el día que quisiésemos sólo tuviésemos que abrirlos para irnos. Y nos fuimos, vaya que si nos fuimos.

Cuando era pequeño los viajes y la historia se guardaban en maletines. Al menos ese es el recuerdo que conservo. Al abrirlos uno se encontraba con cosas que ya habían sucedido. En estos maletines ocurre lo mismo: las pipas han sido comidas; los utensilios, usados; las mariposas han volado. Yo he vivido esas cosas. Y, sin embargo, todo permanece. Aun podemos verlo, aún podemos ver las pipas, los utensilios relucientes o las mariposas sobre rebanadas de pan. La impronta que lo fotográfico posee -la capacidad de ver lo que ya no está- aplicada a la no fotografía es lo que me resulta más sugerente a la hora de confeccionar mis maletines. Podríamos hablar de un proceso invertido en el que no falta el humor como elemento estabilizador de la emoción y el recuerdo. Si en una fotografía de botellas blancas podemos presuponer que las botellas fotografiadas han seguido su propio viaje: ser usadas, gastadas, vendidas, tiradas; en las botellas blancas que yo utilizo debemos imaginar que también lo han hecho y que lo que vemos no es sino un momento retenido de su tránsito.

 
 
 

Obras

 
240 mariposas vinieron a desayunar esta mañana 240 mariposas vinieron a desayunar esta mañana
Encuentros en la barberia Encuentros en la barberia
La piel herida La piel herida
Maletin de los objetos que han perdido su nombre Maletin de los objetos que han perdido su nombre
Relicario de los corales con botas Relicario de los corales con botas
Rueda de tierra Rueda de tierra
Sinai-tunez Sinai-tunez
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>